Compendios Genealogicos y Heraldicos de San Francisco de Campeche

 Compendios Gnéalogicos y Heráldicos de San Francsco de Campeche


Este libro es el primero de un compendio genealógico y heráldico de la ciudad y puerto de Campeche México. Contiene una cantidad enorme de apellidos de la península de Yucatán, desde el año de 1700 hasta fechas recientes y en algunos casos contiene datos paralelos a la conquista de la Nueva España, los manuscritos se generaron durante la búsqueda de antepasados de Héctor R. Briceño, El autor de la obra. El propósito principal de la recopilación es: dejar un legado a la posteridad ya que además de ser una extensa fuente de recursos para quien desee hacer su propia genealogía; también, se puede conservar disgregada en estas recopilaciones. Contiene los escudos heráldicos que poseyeron algunos individuos con los apellidos que se presentan en el libro, los escudos solamente se han incluido para ilustrar al lector y nunca he pretendido decir que formaron parte de la historia familiar mencionada, pero no se descarta la posibilidad de que eso pudiera ser. La información compilada para elaborar estas páginas, no está basada en la heráldica española únicamente, también en heráldicas de otros países como la heráldica francesa, la heráldica inglesa, la heráldica alemana y otras.








Notas del autor

A
claro que no soy docto en heráldica, es una rama que aprendí mientras recopilaba datos para conocer mis raíces y aunque estos han sido bastos, la obra aún no está conclusa, pero debido al tiempo que apremia, he decidido editar este texto como el primer libro de una serie, mientras continúa la investigación.
Para reunir y ordenar los datos genealógicos he empleado treinta años de mi vida, no obstante especifico que en el contenido pueden existir algunas incongruencias por las que de antemano pido una disculpa y exhorto a quien tenga algo que aportar para mejorar la información lo haga, se lo agradeceré mucho y reconoceré siempre su colaboración.
De la heráldica puedo decir que me fascina todo lo que a ella respecta; por eso, en los escudos de armas presentados en este libro, he tratado de mantener las descripciones que de ellos hacen referencia los eruditos, pero concerniente a los adornos exteriores incluyendo los yelmos,[i] solo he tratado de embellecerlos, sin sujetarme a ninguna regla; desde luego, tratando de conservar la armonía con los colores del escudo y para hacerlos gratos a la vista.




Escudos de Armas


     



C
oncerniente a la heráldica, hago una aclaración acerca del escudo de armas de los apellidos: No existen escudos de los apellidos, las armas heraldicas pertenecen a ciertos linajes,[1] casi siempre nobles y aunque hoy cualquiera puede hacer un escudo a su gusto, los escudos de armas fueron otorgados por los reyes a las personas que por sus méritos se hicieron acreedores a ellos.
Por tanto, un escudo heráldico lo tienen los que han probado las armas y la nobleza. Por tal motivo, si consideramos que algún antepasado nuestro tenía, tenemos que probar por medio de nuestra genealogía que descendemos de aquella persona que poseía el escudo de armas en referencia.
No obstante, el propósito principal en estas páginas de Genealogía y Heráldica es divulgar la información genealógica vinculada con la familia Briceño Escamilla, Briceño Bernés, Alcocer Bernés y todos los emparentados; así como información de interés general, pero no la propiedad de las armas.
En este texto se mencionan muchos apellidos, en cada uno de los principales se encuentra una referencia histórica y el escudo de arma correspondiente a los linajes que se presentan.
Solamente se han incluido para ilustrar al lector, pero nunca se ha pretendido decir que formaron parte de la historia familiar mencionada; sin embargo, no se descarta la posibilidad de que eso pudiera ser.
La información compilada para elaborar estas páginas, no está basada en la heráldica española únicamente, también en heráldicas de otros países como la heráldica francesa, la heráldica inglesa, la heráldica alemana y otras; ya que sin pretender hacerlo, la búsqueda de datos de mis antepasados me condujo hacia ellas.
En el caso de mi genealogía, el árbol genealógico llega en algunas ramas al siglo XVI. Las poblaciones del origen de mis antepasados, son múltiples y aunque no he podido incluirlas todas, ni identificarlas plenamente, he puesto una pequeña reseña de la historia de cada una.
Asimismo, debajo de los escudos de armas de los linajes diferentes hago una descripción de los elementos del escudo, esto no es jactancia, ya que toda esta información proviene de heraldistas profesionales, el objetivo principal es identificar por medio del escudo de armas el carácter de los individuos de ese linaje, a que se dedicaban y su posición en la sociedad de su época.


En cuanto al significado de los elementos del escudo, casi siempre es real, aunque en parte puede ser invención de algunos heraldistas y aficionados que los han incorporado para hacer los escudos más interesantes.
el propósito de éste libro es proporcionar información a quienes busquen sus raíces y sería lamentable que el apellido que pudiera interesar al lector no esté incluido en esta obra sobre la Heráldica y Genealogía.
No obstante, tengo la esperanza que ayude a quien anhele encontrar a sus antepasados.
Anticipadamente agradezco las fuentes de ayuda que cito al final, a quienes me han proporcionado su ayuda desinteresada y a mis ancestros, donde quiera que estén, ya que fueron ellos los principales motivadores de esta obra.

Héctor R. Briceño



[1] Un linaje es el conjunto de todos los descendientes (hombres y mujeres) por línea masculina de una familia común.




[i] El yelmo: Dice Don Eduardo Pardo de Guevara y Valdés en su manual de heráldica española sobre el yelmo lo siguiente:

Difundido como timbre heráldico en el siglo XVI en España para abreviar la figura ecuestre de los sellos medievales, el yelmo es, sin duda, el ornamento exterior más frecuente, generalizado y que más fantasías ha generado.

En los siglos XVII y XVIII los tratadistas innovadores establecieron toda una jerarquía entre los yelmos para indicar el rango o el título del poseedor del escudo.

Los yelmos aparecen así clasificados según el metal (oro, plata o acero bruñido), la posición (de cara, terciado o perfilado a la derecha o izquierda), el grado de apertura de su visera y también, incluso, el número de rejillas. Todas estas particularidades, que tuvieron cierta influencia sobre los usos, son sin embargo, puras fantasías teóricas sin significación alguna.

Por lo tanto, lo yelmos y ribetes de los escudos de armas aquí presentados son puramente ornamentales no tiene nada que ver con el significado de las armas salvo los elementos estipulados en la descripción del escudo.



  
Breve historia de Los Nombres y Apellidos

D
e acuerdo con los relatos bíblicos del Génesis, los pueblos del mundo se formaron de los hijos de Noé, fueron ellos quienes fundaron las tribus que hoy constituyen los países con diferente idioma, la biblia menciona que Noé tenía tres hijos, Sem, Can y Jafet,[i] pero fue durante la construcción de la Torre de Babel se originó la confusión de lenguas entre los descendientes de Cam por parte de Nimrod hijo de Cuz, formándose así las diferentes lenguas.
No obstante, existe la posibilidad que los descendientes de Sem y de Jafet no participaran de la construcción de la torre; por lo tanto, estos continuarían hablando su lengua original, con excepción de los descendientes de Elam hijo de Sem que se unió en un solo reino con Madai descendiente de Jafet por el linaje de Gomer; reino llamado Medo-Persa y luego se les conoció simplemente como persas.[1]
De los otros descendientes nacieron los hebreos, la raza que dios escogió como su pueblo y de donde aparecieron muchos apellidos que hasta hoy existen aunque con diferentes variaciones.


Sin embargo, de acuerdo con la ciencia y los evolucionistas, nuestro origen se inició de otra manera y se perfeccionó paulatinamente a través de decenas de miles de años; de todas maneras, de haber sido así, el ser humano en algún momento necesitó de una identificación ente los de su tribu, clan o grupo; pero definitivamente de acuerdo con la evolución no podemos saber el idioma que hablaron, ni los nombres que los primeros pobladores del mundo usaron, si es que tuvieron algún nombre.
A pesar de las teorías científicas, la historia de la humanidad plasmada en la biblia menciona que el primer hombre se llamó Adán y su esposa Eva, quiere decir que con esos nombres se conocían entre ellos y aunque ahora se escuchan como nombres comunes tienen un origen y significado, el nombre Adán[2] significa (hombre) y el de Eva (Mujer) son nombres que según las escrituras sagradas le fue dado al hombre por el creador mismo de acuerdo con los motivos y circunstancias que prevalecían en el momento de su creación; a la mujer Adán tuvo el privilegio de ponerle nombre y la nombró Eva,[3] nombre que significa en hebreo "Madre de los vivientes" o "dadora de vida" = a “Mujer”.
Asimismo, razonando en las palabras de Eva cuando nació el primogénito, podemos notar que ya les habían nacido hijas, cuyos nombres son desconocidos, solamente se sabe desde Caín, el primer varón, nombre que tiene su origen en la raíz kanah o qanah (poseer o adquirir) pues cuando nació Caín, Eva dijo: "Por voluntad de Jehová he adquirido varón" insinuando que anteriormente había tenido hijas solamente.
De ahí en adelante, los nombres mencionados en la biblia adquieren la importancia de relacionarlos a diferentes circunstancias;[ii] de manera que el nombre que se usaba para identificar a un individuo de la tribu regularmente contenía el origen las cualidades o la apariencia que los otros miembros de la aldea, tribu o pueblo pensaban que poseía.
Como ejemplo conocido tenemos a Jesús de Nazaret, Juan el Amado, Simón Pedro del gr. Pétros, "piedra", traducción del arameo Kêfâ', "Cefas", "roca" o “piedra” fue Jesús quien lo llamó en arameo Cefas (piedra); [iii] no obstante, su nombre de Nacimiento: debió ser Shimon Bar Jonás o Shimon bar Iona que significa en ambos casos Simón hijo de Jonás; otros ejemplos son: Simón hijo de Juan, Judas Iscariote, José de Arimatea en cuya tumba fue sepultado Jesús, etc.
El nombre María (Miriam)[4] Magdalena se refiere a una mujer llamada María originaria de Magdala, así como María de Betania la hermana de Marta y Lázaro.
Podemos notar en lo anterior que ya desde épocas muy remotas se usaba el apellido patronímico. Pero esto se inició en tiempo más antiguo, cuando los Hebreos se dividieron en las doce tribus de Israel de los patriarcas Abram, Isaac y Jacob formaron doce linajes diferentes con denominación y apellido particular, con el fin de emularse heroicamente a lo más glorioso y conseguir cada uno el mayor lustre de su tribu o apellido que a la vez lo subdividieron en cognaciones y las cognaciones en familias, cada una con su cognomen y apellido; aunque todos descendían de un mismo origen no todos los apellidos y denominaciones de las familias eran de igual prestigio ya desde aquella época había diferencia entre los linajes; por ejemplo: La tribu de Judá ocupaba el primer lugar entre las doce por haber tenido Príncipes, Reyes y Capitanes insignes; no obstante, Por haber carecido de estos héroes la tribu, familia y apellido de Benjamín, no era de igual esplendor y aún en ella se hallaba sepultada en el olvido la cognación de Matri[5] y respecto a esta, estaba la familia de Cis en el más abandonado encogimiento, hasta que Saúl hijo de Cis ascendió a la corona y resucitó la memoria de aquel apellido ya casi muerto.
¡Pero eso no era todo! Esas doce tribus tenían unas banderas representativas que en todo caso podrían ser comparadas con los escudos de armas; siendo como podemos ver la heráldica una señal o distintivo hay quienes piensan que nació casi a la par de la humanidad y ubican esta practica desde la época de Adán y Eva cuando al fraticida Caín le fue puesta una marca como señal, pero no se habla de banderas o escudos diseñados de acuerdo a la descripción de un linaje como en el caso de las doce tribus.
En la búsqueda de nuestros apellidos es importante conocer nuestro linaje y aunque llegar a un tronco común no es fácil, actualmente hay pruebas mediante ADN que nos ayudan a descubrir el origen ancestral, proporcionándonos una manera de identificar a los primeros ancestros y de unir también los apellidos emparentados.
Es útil también, porque podemos encontrar en nuestros registros nombres que parecen que están mal escritos, sin embargo, puede ser que: debido al origen de nuestro antepasado era la forma correcta de escribirlo o que el escribano debido también a su origen así lo conocía, por ejemplo: Angelique, Angelika, Margherita Rossa, Patrizia y tomando en cuenta que en algunos países usan el diminutivo de los nombres podemos encontrar tales como: Anika, diminutivo de Ana se usa en alemán bajo, en holandés, danés y esloveno; Anina, otro diminutivo de Anna; y en alemán el nombre Anke, es también diminutivo de Anna.
Además, Anna, es una forma de Annah o Hannah, usado en el griego y el latín del antiguo testamento y Anne es la forma francesa de Anna que en el siglo XIII se importó a Inglaterra, donde comúnmente fue escrito de esa manera.
Es igual en el caso de los hombres; por ejemplo: Louis se podría pensar que se refiere a Luis pero no es así es un nombre diferente; Alfonz ni falta la letra ni tiene error ortográfico, es un nombre propio en esloveno como Alfonso en español al igual que Blaz y Blas, pero Policarpo y Policarpio son dos nombres diferentes y usados tambien como apellidos al igual que Cruz, Abelino (derivado de Abel), Santiago y otros; Osvaldo u Oswaldo, es correcto; en España escriben Rudesindo, en América Rudecindo de la misma manera, hay apellidos que se escriben diferente y se pronuncian igual cuya ortografía es correcta; ejemplo: Vela, Bela, Ortiz, Ortis, Ribera, Rivera, Flórez, Flores, Cevallos, Zeballos, Chaves, Chávez etc.
Asimismo podemos encontrar a Pascual y a Pasqual siendo en ocasiones utilizados algunos de los antes mencionados como nombre y apellido; por esta razón, en este libro se han dejado tal cual se recopilaron; no obstante, algunos nombres después de investigar la forma correcta y al no tener un similar se han corregido; consecuentemente, la sugerencia es que antes de asentar un nombre en nuestros registros personales es necesario hasta donde sea posible saber el origen o país de procedencia para determinar si el apellido es correcto o existe una falla de grafía, de otro modo, es preferible dejarlo en su forma original, ya que existe la posibilidad de saber después si son o no correctos.



[1] Los persas son los actuales iraníes ya que en 1935, Reza Pahlaví, Rey de Persia, cambió el nombre de la nación por Irán.
[2] Adan: heb. 'Âdâm, "hombre", "ser humano" o "rojo" existe una conexión posible con el verbo 'âdam, "ser rojizo", lo que sería una referencia a la arcilla con la que fue formado, y con 'adâmâh, "suelo", "tierra"
[3] Gen. 2:18-23 (BRV 1995)
[4] Míriam o María La forma hebrea de su nombre es Miryam referido en el antiguo testamento sólo a la hermana de Moisés; La etimología de este nombre aún es discutida, pues existen variadas interpretaciones del origen y el significado aunque muchos consideran que equivale a eminente o excelsa.
[5] 1 Samuel 10:21 E hizo llegar la tribu de Benjamín por sus linajes, y fué tomada la familia de Matri; y de ella fue tomado Saúl hijo de Cis. Y le buscaron, más no fue hallado.



[i] La Biblia menciona a los hijos de Noé en el orden siguiente Sem, Cam y Jafet; no obstante, existen evidencias que sitúan a Jafet como el hermano mayor, después Sem y Cam el menor, en Gn. 10:21. Se lee lo siguiente: También le nacieron hijos a Sem, padre de todos los hijos de Heber, y hermano mayor de Jafet. Martín Lutero, el líder mayor del protestantismo escribe en su libro sobre los Judíos y sus mentiras (1543) traducido por Elias Bernard "Yo también digo que Japheth, el primogénito de Noé, es mi verdadero ancestro natural y su esposa (quien quiera que haya sido) también; porque como nos informa Moisés en Génesis 10, él es el progenitor de todos nosotros los gentiles. Gen. 9: 24 dice: Y despertó Noé de su vino, y supo lo que había hecho con él su hijo el más joven; esta escritura sitúa a Cam como el menor y no como el de en medio, de manera que quedaría el orden de la forma siguiente: Jafet, Sem y Cam.
[ii] Abel: Vocablo hebreo הבל (Hevel), que significa aliento, nada, efímero; en asirio la variante שנקך Habel significa hijo; no obstante, el nombre Abel se asoció con la rectitud, la inocencia y el favor de Dios, esto es debido a su actuación en la ofrenda a jehová.
Set significa Sustituido; Sustitución. (Gn. 4:25). "Y conoció de nuevo Adán a su mujer, la cual dio a luz un hijo, y llamó su nombre Set porque ella dijo "Dios me ha sustituido otro hijo en lugar de Abel, a quien Caín mató ".
Noé (Latín) hebreo: לְנֹחַ Noaẖ; significa consuelo o descanso (Gn. 5: 28-29) “Vivió Lamec ciento ochenta y dos años, y engendró un hijo; y llamó su nombre Noé, diciendo: Este nos aliviará de nuestras obras y del trabajo de nuestras manos, a causa de la tierra que Jehová maldijo” y así continuaron los nombres significando los acontecimientos antes, durante o posteriormente a su nacimiento.






 The Ghost of The Sawmill




This book is a part of an unprecedented collection of legends in the region of the Petén in Campeche, inhabited mainly by descendants of those who arrived at some time to the territory, to perform work on the exploitation of natural resources in the forest, mainly hardwoods, gum resin, rubber and logwood.
Furthermore, this story is the product of experiences of those men who fought against nature, when modernization had not yet reached those lands: They are tales whose origin is real life, where man lives with animals, with fantastic creatures and landscapes of unrivaled natural beauty.
Essentially speaking of the forests of Calakmul a Mayan civilization center of great proportions that at the time that tells the text still belonged to an estate called Matamoros, in which was included part of the current municipality of Escárcega.
The forests of Calakmul and, therefore, those of Escarcega before being usufruct for "The Laguna Corporation" were also operated illegally by clandestine sawmills that were located in the bowels of the impenetrable jungle, these foreign sawmills hired Indians and mestizos, which after fulfilled their contract were kept as slaves, these people could not escape through the jungle typical dangers, the lack of roads and the persecution by the owners of the sawmills.


The Ghosts of the Sawmill

Chapter 1

This story happened with a group of loggers near the end of the season of the cutting of trees down; it had been rainy days it had not allowed much activity, so that we remained in camp to sharpening axes and machetes, splitting firewood for cooking, doing something else or just lounging until nightfall.

 The season to cut trees was coming to an end, and the rains did not allow us to perform our work well because of the truck's tires slip on the muddy ground, there were also abundant the chaquistes, mosquitoes, and the poisonous snakes who were looking for dry places that commonly those were the paths and trails; furthermore, we knew that our time on the mountain was running out, and soon the gum tappers would come into the forest, to extract resin from the Sapodilla tree.

It had become customary to tell tales horror before bed; someone,  proposed it that humid night, but due to stressful work that day, had no echo such proposal, so gradually the people went falling asleep, Jacinto and Sotero lay down on the floor next to me getting ready to sleep.
Everyone slept soundly, only you could hear their snoring and the sizzling of the campfire where a thick trunk of jabín (Florida fishpoison tree) was burning producing smoke.

I could not sleep thinking about the end of the season and in not covered commitments. Since the rain makes the soil muddy and skid the rear wheels of the truck, we might not travel any more across the forest; so it is necessary to leave the felling of trees, but that is the law in the mountains, in the drought is time for wood working, and during the rainy season for the sapodilla resin. Therefore, any day, the gum tappers come to the camp of the pond, marking the time to retire or join them.

I pondered on this, when suddenly! I heard something. It was like a desperate screaming from someone asking for help. I sharpened the ear, because due to the persistent drizzle that was falling, I had not heard well. But, yes they were voices; you could hear gloomy, and they gave us chills they were voices calling for help, or at least, so it seemed, calmly I got up, and woke up to Sotero, slowly I told him to remain silent to listen to something that was worrying me, quick! Jacinto also woke up asking about.

"What's going on?"

 Sotero said, "We heard something, pay attention to see if you identify the sounds."

 Jacinto, being pure Indian race had well developed his senses, especially the sense of hearing, since he was using them in the jungle frequently. He heard for seconds and said:

"Yes, they are voices of several people asking for help, are on the main path, near here."

  "Let's go to see that is this," said Sotero.

"Let's do it quick, perhaps they are hunters needing help" Jacinto said.

With the machete tied at the waist we left the shelter, the rain had become drizzle extremely thin, seemed to dense fog, falling down slowly on the mount, filtering through of the branches of the trees.
We headed towards the real rood which was near from there. However, when we arrived you could hear the affliction of pain, further away from us as if those who were saying also were walking in the same way, moving away from us.

In the darkness of the night with the light of a hunting lamp placed on the forehead, we could just distinguish in the distance, the figure of some men wearing threadbare caps; they were carrying another man as if he was badly wounded or drunk, then Jacinto shouted.

"What happen? Do you need help?"

"Yes, please help us," responded they with plaintive voices.

Through the fog, it looked as if their bodies remain in the same place, then we walked quickly toward them, but when we approached, with the glow of the lamp, we noticed their fleshless hands, and below their caps rotten, the bones of their skulls, they looked whiten, were skeletons dressed in rags! Then, we stopped abruptly, and full of fear we stayed paralyzed.

At that time, the ghosts were entered to the most intricate of the forest, and out of our sight, when we leave our astonishment; we ran toward the camp, but we fell down in the mud stumbling over logs and stones, slipping and falling in the mud, when we finally arrived to the camp, the people were already preparing to go in our search because they had heard the cries of Jacinto.

Agitated by the run, and filled with fear; we told them what happened with broken words, all were terrified and suggested the immediate return to the camp, they commented that they were the ghosts of deceased chewing gum collectors who roamed the mountain, they were frightened, and I had to give them strength, so I told them that maybe if they were the ghosts they were talking, about they were already gone, and they could not hurt us at all, only scare us.

The women were very scared, and they started praying to implore the divine protection, doing more grim the moment; to ward off the fear, we made large torches with the diesel fuel of the truck, leaving the entire camp illuminated.

Someone brewed coffee in a pot, and the majority of the people, alarmed were remaining awake talking about the event, but Jacinto said that with so much light, vigilance and prayers there did not exist ghost capable of coming up to us; nevertheless, we had huddled, one between the other as seeking protection to each other, and we began to snore.

 
El Sueño de Pepín

                                                           Pepín


 El Niño que Quería ser Pájaro



Érase una vez un niño que se llamaba José Alberto y de cariño llamado Pepín, vivía en una finca tropical llena de árboles frutales donde el pasto verde y las flores crecían por doquier, de los pozos artesianos, las bombas extraían agua cristalina que corría entre el huerto; por ende, abundaban pájaros de muchas especies.

Pepín siempre fue un niño muy inteligente, pero demasiado delgado y enfermo de asma; le gustaba que le llamaran por Pepín, pero su mamá le llamaba pepe a secas. Como no era de su agrado decía.

—No me llames Pepe, llámame Pepín.

Pero su madre cariñosamente le decía.

—No hijo tu nombre es José y el hipocorístico es Pepe no Pepín.

—No, mamá yo soy Pepín—. Preocupado respondió.

— ¡Que no! Te decimos Pepín de cariño pero eres pepe, repepe y recontrapepe.

 Entonces él decía:

—¡Yo soy Pepín! — y se retiraba.

 Era especial en cuanto a comidas, no le gustaban algunos guisos que hacía su mamá; pero le gustaba hacerle bromas a sus hermanos, a veces se burlaba de algunos defectos de ellos, amaba a los pájaros y cuando peleaban decía: —Ojalá yo fuera un pájaro para poder volar lejos de ustedes.

Observaba a los pájaros y hacía ruidos imitándolos; cierto día, encontró un pedazo grande de cartulina y se confeccionó un gran pico, se lo ató en la boca con un lazo atrás de la cabeza y así fingiendo ser un pájaro andaba por todo el patio de la casa, daba de picotazos en el piso simulando que comía granos o gusanos.






                                              
Si alguna vez pensamos ¿Cuándo habrá un cambio en la forma de actuar de las personas? Debemos saber que todos, alguna vez, hemos recibido avisos de la naturaleza y de personas inspiradas, referente a nuestro futuro aquí en la tierra, pero con frecuencia, hacemos caso omiso de ellas y quizás, por la comodidad actual, pensamos que ese día nunca llegará.
 Los párrocos y líderes eclesiásticos no se han cansado de amonestar a sus feligreses, salvo excepciones que si las hay, todo continúa igual; sin embargo, quienes de alguna manera tuvimos la oportunidad, observamos que en el año de 1998 comenzó a gestarse un cambio en mucha gente. Debido a las diferentes predicciones que se habían hecho acerca del fin del mundo Las iglesias se atiborraron de fieles y en el ámbito familiar los padres empezaron a mejorar sus relaciones con la esposa e hijos; por supuesto, se trataba de seudo profecías que situaban el cumplimiento de los tiempos en esas fechas. Dichas profecías equivocaban el concepto, pero la gente temerosa, pensó que era el momento propicio para el arrepentimiento.
Como casi siempre sucede, todo fue originado por la ignorancia, puesto que el fin del mundo y el cumplimiento de los tiempos, son dos cosas diferentes que han sido asociadas; cuando se menciona el fin del mundo, generalmente se refiere a la extinción de vida en el planeta, causada por la destrucción de éste, situación que podría suceder por diferentes causas, pero sin incluir el juicio final y la destrucción de los malvados. El cumplimiento de los tiempos es un término bíblico que indica el fin de la iniquidad por intervención divina, usando para este fin, hambrunas, epidemias y cataclismos, causando por supuesto, graves daños ecológicos y alteraciones a la superficie terráquea; no obstante, no sería el fin de la existencia humana, ni de la fauna y la flora en el planeta.
Entonces ¿Cómo se supo acerca de esto? Y ¿Porqué hay confusión de términos? La gente y muchos religiosos suponían que era alguna profecía de las escrituras, donde se menciona las señales antes del fin; sin embargo, aunque algunos clérigos obraron con cautela y se mantuvieron al margen de algo que no sabían, otros no, predicando que se acercaba el fin del mundo, esperando infructuosamente el fin de los tiempos y la llegada de Jesucristo en el año 1999 o 2000.

 Agua Viva






El Antiguo Testamento ha tenido una notable influencia en tres importantes religiones que tienen sus raíces en este libro: el cristianismo, el judaísmo y el islamismo.





Sin tomar en cuenta la importancia que tuvo para los pueblos bíblicos, es posible que sea de más valor para nuestra época; sin embargo, con frecuencia dudamos acerca de lo que ahí está escrito, quizás porque no conocemos la historia del género humano desde sus comienzos como un ser de descendencia divina, tampoco sabemos la historia y las razones por las cuales Dios escogió un linaje que se rigió por medio de símbolos hasta la llegada de Jesucristo.

 También dudamos a causa de la doctrina que recibimos, pues muchas veces provienen de fuentes inciertas y contaminadas con añadidos de hombre, no obstante, podemos encontrar múltiples recursos para fortalecer nuestro conocimiento religioso y poder comprender los arcanos bíblicos y sectarios.

Este texto incluye algunos elementos que pueden fortalecer nuestra comprensión, pues está apegado a la doctrina pura y sin macula, también contiene ese conocimiento que Jesús dijo por medio del profeta Jeremías refiriéndose al pueblo del convenio:

Porque dos males ha hecho mi pueblo:

    Me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen el agua.

Para los pueblos antiguos las cisternas eran indispensables; ya que en ellas almacenaban agua y se prevenían para los espontáneos periodos de sequía que azotaban frecuentemente las tierras palestinas, sin embargo, estas cisternas cavadas en la roca a veces tenían fisuras y no retenían el agua.

Por medio de esta parábola el Señor hacía saber a su pueblo que debían confiar siempre en él, la única fuente de agua viva, sin embargo, los israelitas en muchas ocasiones se dirigieron a otras fuentes para obtener poder espiritual, fuentes que no eran capaces de contenerlo por mucho tiempo, pues sus fisuras permitían la fuga de su conocimiento al igual que un pueblo en períodos de sequía, el señor Jesucristo lo confirmó en la época del nuevo testamento cuando junto al pozo de Sicar le dijo a la mujer samaritana:



“Pero el que beba del agua que yo le daré no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna”









Las pesadillas por la noche fueron en aumento; ahora yo tenía sueños eróticos, muy extraños, bellas mujeres voluptuosas de largas y sedosas cabelleras parecidas a las jóvenes del tren me asediaban durante la noche provocándome poluciones a tal manera que amanecía extenuado y hambriento.

Manuel me preguntó al respecto: 

—¿Qué te pasa? Te veo preocupado.

—No lo sé exactamente Manuel, pero siento que algo malo está ocurriendo.

—Malo, ¿cómo qué?


—Por las noches no puedo Dormir, me parece ver figuras de voluptuosas mujeres que deambulan por el aire y cuando al fin logro cerrar los ojos, se incorporan a mi sueño, en realidad esto es un infierno.

Manuel dijo al mismo tiempo que reía estrepitosamente. 

—¡Un infierno!, amigo invítame a tu infierno.

Pero rápido se puso serio y dijo:


—Me da risa de miedo y no de otra cosa, yo tampoco duermo tranquilo, lo que pasa, como tú ya sabes me duermo fácilmente.

—Sí, lo sé, tú duermes hasta caminando —le dije, y reímos los dos.

—Sí, es cierto, pero escucha, te voy a contar mis sueños, son muy parecidos a los tuyos, unas bellas mujeres me asedian con los mismos propósitos que a ti, con la diferencia que son bellas pero a la vez repugnantes y en mi sueño siempre ando huyendo de ellas.

—Dices que son bellas y repugnantes, ¿por qué?


—Sí, son hermosas y muy perfumadas, se presentan completamente desnudas y sus rostros son muy parecidos a las hermanitas de Emeterio y su mamá, pero tienen alas semejantes a los murciélagos y de las partes íntimas de su cuerpo salen afiladas navajas que se mueven produciendo un ruido espantoso.

BIENVENIDOS


Aluxob

A la caza de un Alux


Después de unos minutos dentro del extraño ambiente que para nosotros fueron siglos, se acercó la cubana Colasa.
Al caminar se contoneaba y pasaba su mano con gracia sobre el negro, corto y
ensortijado cabello que traía arreglado con minúsculas trenzas que brillaban de tanta vaselina y remataban en unos pequeños huesos y moños de color rojo, realzando así su aspecto de pitonisa.
Excitada por el esfuerzo que hacia al llevar a cabo su trabajo, de su morena y amplia frente le escurrían gruesas gotas de sudor; en aquel momento sin avisar, nos roció con una loción verde y olorosa.
Nos indicó que entráramos a una
habitación adornada con policromos cortinajes, en los quicios colgaban algunas cabezas de ajo y unos ramos de hierbas, en el centro del cuarto había un viejo y destartalado anafe de lámina que tenía algo que ardía y echaba un sahumerio fastidioso y picante; Colasa siempre utilizaba ese espeso humo para sus trabajos, pero a nosotros, aparte de hacernos toser y derramar una que otra lágrima, nos causaba gran dificultad para distinguir nuestro entorno. La cubana maliciosa sonreía enseñando sus dientes manchados por el tabaco, mientras decía:
—Ustedes están poseídos de malos vientos y demonios por eso no soportan el olor—.
Mientras con ternura nos llamaba por nuestro nombre, no dejaba de mirarnos lascivamente y con sus delgadas manos de largas uñas pintadas de negro acariciaba mis cabellos, de repente se inclinó y me dio un beso directo, chupándome la boca como si fuera una fruta madura que me dejó nervioso e impregnado de un fuerte olor a tabaco y un agradable olor a sándalo.
Loading...

Barra de vídeo Musica Pre Hispanica

Loading...